La Nada

La Nada

La inmensidad de los salares de Makgadikgadi. Horas por un paisaje donde parece que no hay nada. Pero, cuando menos te lo esperas aparecen unos leones o unos elefantes que buscan los pozos subterráneos con agua.


Baobabs, tesoros vivos

Gigantes del Kalahari

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *